¡Día 100!

¡Lo logramos!

Ayer, como no, fue un día abundante porque:

Batimos un nuevo récord histórico económico en Vidaes. Y me ha dado curiosidad saber cómo ha afectado este desafío a mi abundancia económica, y puedo decir que en estos 100 días el dinero en la cuenta de Vidaes se ha cuadruplicado. Puede ser casualidad, pero por si acaso, voy a continuar de alguna manera con esta apreciación de la abundancia en mi rutina diaria.

Fue un día abundante porque hacía un día precioso, y fuimos a comprar unas cosas que necesitábamos y nos fuimos de viaje a la playa a casa de los padres de Patrick. Era más allá de Amsterdam, así que descubrí un nuevo paisaje.

Fue un día abundante porque conocí otra ciudad, Den Helder. La ciudad donde nació mi chico.

Fue un día abundante porque fuimos a cenar a un restaurante con toda la familia, conocí al hermano y los sobrinos de Patrick. Abundancia de niños rubios y risueños!

Fue un día abundante porque fuimos a la playa y vimos el atardecer. Era una playa enorme y preciosa con unas dunas llenas de vegetación y flores blancas y rosas. Dimos un paseo súper agradable y vimos a gente paseando en caballos, bañándose en el mar que debía estar helado. Y vi algo que nunca antes había visto: un atardecer en el que el sol no se muestra en forma de D tumbada al entrar en el horizonte, sino que de muestra en forma de elipse cada vez más achatada hasta que finalmente desaparece. La primera vez que veo algo parecido ¿alguien lo había visto antes?

Y por último, fue un día abundante porque el Madrid ganó la Champions. Mi padre estaba feliz y fue un partido emocionante. No soy nada de fútbol, pero siempre me hace ilusión que alguien consiga algo magnífico. Y el Real Madrid lo consigue. Luego escribiré otro blogpost sobre como pienso que el Real Madrid usa la Ley de Atracción para conseguir los éxitos que consigue.

¡Fue un día abundante y maravilloso!

¿Y el tuyo?

Abre los ojos y descubre toda la abundancia que has creado, ¿cómo empezaste el desafío y como lo terminas?

¡Nos vemos en el próximo!

Un abrazo

Alicia