¡Ayer fue un día abundante!

Porque fui buena y escribí sobre mi día abundante número 98, y porque volví a despertar (incluso más todavía) la sensación de abundancia que sentí el día anterior.

Porque tuve una sesión de coaching con una clienta maravillosa, que se atrevió a dar un salto hacia la felicidad incondicional. Fue precioso poder ser testigo de ese proceso.

Porque pintaron el baño de Vidaes, y Majo se encargó de que todo estuviera preparado.

Porque comimos unos deliciosos y abundantes espaguetis.

Porque se sigue vendiendo el libro, y con cada venta me da un subidón.

Porque apliqué lo que aprendí con Chopra el día anterior. La técnica STOP para el estrés

-S de stop: parar

-T de Take a deep breathe and smile: Respira profundo y sonríe

-O de observa

-P de procede con amabilidad y compasión

¡Y me sentó abundantemente bien!

(Pruébalo y verás)

Porque estrené mi ropa nueva que me había comprado el día anterior

Porque nos fuimos a un vivero gigante y compramos 200 bulbos de flores, ¡nuestro jardín va a ser el más bonito del mundo! (bueno, a lo mejor estoy exagerando, pero sólo a lo mejor 😉 )

Porque estuvimos arreglando el jardín hasta las 10:30 de la noche, y lo dejamos casi listo (a falta de plantar los 200 bulbos, casi ná)

Fue un día abundante!

¿Y el tuyo?

¡Cuéntanos!

Un abrazo inmenso

Alicia

PD: Mañana es el último día!!!

PD2: ¡Lo logramos!