¡Ayer fue un día abundante!

Disfruté de la abundancia de tiempo por la mañana, disfrutando mi cama un ratito más.

Disfruté de un desayuno abundante con mis tomates españoles y mi té turco.

Disfruté de una reunión productiva y abundante con Majito. Recibió lo que había encargado en Amazon el día anterior y me lo enseñó. Amazon es la leche! Puedes comprar lo que quieras, ¡y te lo envían gratis al día siguiente!

Disfruté de la visita de una amiga que vive en Holanda y comimos juntas y fuimos a dar un súper paseo por una zona muy cerquita con un río y mucha naturaleza. Había abundante barro, y mi amiga consiguió mantener sus zapatos impolutos. Eso es experiencia. Me gustó la idea de enviar un poquito de agua a España y traer un poquito de sol de vuelta. Y tacháaaan! Hoy hace un sol espléndido.

En nuestro paseo encontramos una casa preciosa con vistas a un lago, y lancé un suave y delicioso deseo de tener una casa así algún día.

Fuimos al centro de la ciudad y estuvimos recordando una vez que encontramos una terraza maravillosa con un fuego en la mesa. Sin saber por qué las dos comenzamos a girar a la derecha y encontramos lo que queríamos, una terraza con fuego en las mesas. Nos tomamos un chocolate delicioso y una bossche ball, una bola gigante de chocolate con nata por dentro. Deliciosa!

Fuimos a otro restaurante súper agradable y había gente jugando al billar y cenamos un pescado delicioso. Como me sentía abundante, pagué yo! 😉

Fuimos a casa y me quedé frita en el sofá con mi chico ¡Eso es abundancia!

Fue un día absolutamente delicioso. Tengo todo lo que necesito y el tiempo para disfrutarlo. Para mí eso es abundancia.

¿Y tú?

¿Cómo fue tu día abundante?

¡Cuéntanos!

Que tengáis un día abundante!

Un abrazo

Alicia

PD: Y ahora voy a leer vuestros comentarios

PD2: Me muero de ganas de saber cómo os ha ido