¡Feliz día de la abundancia!

Ayer fue un día abundante porque lo decidí así. Porque disfruté de mi libertad de horarios. Me levanté prontito y comencé con mis deliciosas rutinas. Descubrí una nueva, inspirada por mi día con mi amiga el día anterior. Voy a practicarla a ver como funciona y os la cuento.

Fue un día abundante porque fue uno de esos días en los que el dinero en mi banco subió. Cada vez que aumento de cifra lo celebro, y sé que eso hace que siga creciendo!

Fue un día abundante porque recibimos muchos mails y nuevas propuestas. Nos han pedido un taller de automasaje ara 25 personas!

Fue un día abundante porque comimos una comida deliciosa y sencilla de hacer que me sienta súper bien. Quinoa con kale y manzana!

Porque hice helado de yogur en mi nueva máquina de cocinar mágica (es como la Thermomix pero del Lidl y funciona genial!). Me encanta tenerla porque me abre la mente a la abundancia infinita de comidas posibles, hay muchos vídeos en youtube que me dan ideas de comidas que nunca he probado.

Porque vi unas niñas patinando por la calle y decidí irme a patinar y estuvo delicioso. Hacía sol y el campo se veía precioso. Luego se unió Patrick y nos reímos mucho, porque me llevó por un camino abundante en baches.

Recibí abundantes besos y cariñitos de mi chico, y amorcete de mi familia y amigos.

¡Fue un día abundante!

¿Y el tuyo?

Cuéntanos

Un abrazo abundante 😉

Alicia

PD: Al final la abundancia que deseo es la de momentos felices

PD2: Y en eso soy una máquina