¡Ayer fue un día abundante!

Porque tuve abundante tiempo para estar conmigo, escucharme, cuidarme y conectarme con la naturaleza.

Porque trabajé un poquito para dejar algunas cosas listas para Semana Santa.

Porque disfruté de abundante sol y descanso sobre la arena. Y porque el agua estaba abundantemente fría.

Porque me di un paseo y encontré un lugar precioso con miles de flores moradas y amarillas.

Porque, como siempre, tuvimos una abundante y exquisita comida.

Porque me fui con mis sobrinos a desfogarnos a la calle, y jugamos con una pelota (ni me acuerdo de cuanto hacía que no había jugado así). Fue muy divertido, y nos quedamos muy relajaditos.

Porque vi la película de Mortadelo, y me divertí mucho.

Porque tuve una abundante charla con Patrick, y nos lo pasamos muy bien.

Porque mi cuenta bancaria descendió para pagar muchas cosas que aprecio ¡Eso también es abundancia!

Porque fui a dormir en mi cómoda cama con el sonido de las olas al otro lado de la ventana.

¿Y tu día?

¿Cómo fue?

Cuéntanos

Un abrazo

Alicia

PD: Y hoy… otro día de playa!

PD2: Hasta las 2, que se despierta el viento manguero, que es fuertesito!