Dos días abundantes!!!

A ver si me acuerdo de todo 😉

El día 60 fue un día abundante porque estuve solita en casa, con toda la casa y jardín para mi (y para los mininos). Hacía un día estupendo, y estuve trabajando en el jardín. Fue delicioso, productivo y divertido.

Disfruté el lujo de comer sin cocinar, porque tenía comida del día anterior: tajine de kefta con una ensalada de espinacas y pan turco mmmm…

Por la tarde, como veía que estaba muy cansada, seguí trabajando en el chill out (si todavía no te lo he contado, es un colchón que hemos tirado en el suelo del salón con muchos cojines y mantitas). Estuve muy a gustito, la verdad. Majo, ¿qué te parece poner un chill out de trabajo en Vidaes? 😉

Y cuando terminé me fui con mi bici al centro, que había quedado con un grupo de españoles, nos tomamos algo y nos reímos infinito de nuestras aventuras en Holanda. Y por supuesto, hablamos de comida! Uno de ellos nos contó que había pagado la fianza de su casa en embutidos que había traído de su pueblo. Todo esto en una terraza soleada donde tienen los mejores nachos del mundo. Cuatro horas charlando con desconocidos, ¡que parecían amigos de toda la vida!

Y el delicioso día 61…

Abundante madrugón (las 6:30 creo que eran) para llevar a Patrick en coche a Rotterdam porque tenía un curso sobre inteligencia artificial y cómo va a afectar a nuestra vida y economía en el futuro. Después me lo contó todo y te aseguro que es tremendamente interesante.

Aprovechando el viaje, ¡me fui a la playa! Hacía un día espectacular, y estuve trabajando en una terraza bajo el sol viendo el mar. Delicioso. Esto de ser una nómada digital tiene su punto… ¡un puntazo!

Después llegaron mis amigas e hicimos un picnic en la playa. Una de ellas hizo un arroz delicioso con salsa de coco y cilantro. Riquísimo! Y miles de risas, conversaciones interesantes, mastermind… ¡Me sentí mejor que nunca!

Luego llegó Patrick y disfrutamos de una deliciosa cena.

Un contraste en Vidaes me sacó de ese estado de dicha que había disfrutado durante el día. Pero, con ayuda de Majo y mis amigos lo acepté… y estoy lista para la expansión. Creo que el próximo desafío va a ser 100 días de flow o algo así 😉

Me siento súper afortunada, y a la vez responsable de todas las maravillas que están sucediendo en mi vida.

Si todavía no te has unido a estos 100 días, hazlo, los resultados se ven muy rápido y de forma palpable.

¿Cómo vas con estos 100 días?

Cuéntanos

Un abrazo

Alicia

PD: Y si necesitas un empujón extra, te invito al curso Activa tu abundancia

PD2: Te va a ayudar a despertar tu mentalidad de abundancia, ¡ya verás!