Síii!!! Ya llevo 10 días abundantes

Y ayer fue otro 😉

Fue abundante porque disfruté abundantemente del trabajo, porque me reí con Majo en nuestra reunión, porque trabajé con el amor de mi vida a mi vera, porque disfrutamos de una deliciosa comida (que ahora mismo no recuerdo). Ah, sí! Mi ensalada favorita, ensalada de naranja con salmón ahumado, sal y pimienta. Puede sonar un poco loco, pero es deliciosa!

Fue un día abundante porque fuimos de paseo por un sitio nuevo que no conocía, porque todo me parecía nuevo y maravilloso, porque encontré playas de arena blanca en el río y pienso bañarme en ellas en verano, porque pude hacer el angelito, porque encontramos unos caballos preciosos, porque hacía un sol espléndido, porque encontré un camino de enormes piedras que cruzaba el río, porque fue toda una aventura.

Y ahora, no vale reírse, ¡porque llegó mi fregona con su cubo! No sabéis lo difícil que es encontrar eso aquí (escurren la mopa con las manos cuando friegan!) Así que fue un momento sencillo y abundante.

Porque nos fuimos a cenar a un restaurante súper tranquilo aquí al lado y comimos delicioso y nos reímos a montones, y disfrutamos del estilo de vida holandés viendo como jugaban a los dardos.

Porque me quedé dormida abrazada a mi amor, y me siento súper afortunada por ello.

Fue un día abundante 🙂

¿Y el tuyo?

Cuéntanos!

Un abrazo gigante!

Alicia

PD: Y hoy vamos a visitar Breda, ¡que es sábado!

PD2: Y mi chico tiene cámara nueva, así que habrá foto chuli seguro!!!