¡Fue un día abundante!

Abundante de limpieza 😉

Disfruté (curioso que yo lo diga) de limpiar la casa con Patrick mientras escuchábamos una música maravillosa.

No sin antes disfrutar de un abundante desayuno con un huevo frito y tostada con tomate. Delicioso!

Y comí por primera vez espárragos blancos naturales. Fue divertido hacerlos y delicioso comérmelos.

Y por la tarde… ¡ay!

Fuimos a disfrutar de un regalo de cumpleaños que me habían hecho unos amigos:

Un abundante masaje de piedras calientes

Deliciosísimo, todo mi cuerpo se iba relajando con las piedras calentitas, se me hizo cortísimo y me quedé más a gusto que un arbusto.

Y no quedó ahí la cosa, porque nos quedamos en el spa, visitando las saunas y las piscinas. En los spas en Holanda la gente tiene que ir desnuda totalmente, así que disfruté de abundancia de… libertad! 😉

Había una actividad en la sauna exterior, ponían una música preciosa y esencias de madera y bambú y un señor echaba hielo en el fuego y movía el aire y las esencias con una toalla. Fue una experiencia preciosa.

Y al salir, en el exterior (que estaba a -2ºC) había una piscina de agua fría (que no sé a qué temperatura estaba) y nos metimos, ¡2 veces! No había experimentado tanta abundancia de frío en mi vida. Y un señor dijo que era la primera mujer que se atrevía. No me extraña, la segunda vez pensé que me moría 😉

Disfrutamos de un abundante chocolate caliente al lado del fuego. Y un jacuzzi en el exterior ya de noche (calentito, eso sí)

Así que llegamos abundantemente relajados a casa, con la certeza de que volveremos!

Fue un día feliz <3 y abundante 😉

¿Y el tuyo?

Un abrazo

Alicia

PD: Me encanta leer tus comentarios

PD2: Creo que juntos estamos aumentando el impulso, y ya