Ayer fue un día abundante y exigente emocionalmente. Empezó antes de ayer, pero el temblor no fue lo suficientemente grande como para tener protagonismo. Ayer sí.

He tenido un contraste que me ha generado toda serie de reacciones:empatizar, focalizarme, ignorar lo que me molesta, sentirme víctima… pufff!!! Que cansancio!

Y ahí me hallaba, surfeando esta ola…

Hasta que hoy de camino al trabajo me he dado cuenta de las maravillas que me estoy perdiendo por prestarle atención a algo que no me parece beneficioso y nutritivo.

Y es lo maravilloso de este abundante universo, que todo lo que pones en tu mente crece, hasta lo que no te gusta!

El universo es tan abundantemente profundo que nos da significado ahí donde lo buscamos, incluso si lo buscamos en el dolor.

Y está bien!

Lo bueno de el impulso maravilloso de mis 100 días felices + 14 días abundantes es que recibí abundantes muestras de cariño y abundancia que me devolvían a mi realidad.

Mensajes de aprecio en Facebook, gente abundante y feliz comentando en el blog, compañeras y amigas compartiendo Alegría, la tarta de Ionela, ver a mi sobrino por la mañana en el hospital portándose como un campeón, ver los proyectos completándose en Vidaes, acompañar a mis pacientes, ver gente feliz en Vidaes…

Y cuando llegué a casa, mi padre me había comprado edamame!!!

Este universo está basado en el bienestar y la armonia. Y no hay quien pare ese impulso.

Feliz y abundante día

Gracias por estar ahí

Un abrazo

Comparte tu abundancia

Alícia

PD: hoy no hay PD

PD2: si lo hubo!!! ?