Ayer fue un día abundante porque no tuve casi tiempo ni de escribir mi día abundante.

Disfrutamos de abundantes técnicas, emociones y conocimientos en el curso de terapeuta.

Aprendimos sobre coherencia cardiaca, y me maravilló descubrir que las alumnas son abundantemente coherentes, están en perfecto estado de relajación y han aprendido a estarlo más. Además, comprobamos los efectos de nuestra coherencia en otras personas. Súper interesante.

Compartimos Vidaes con otros dos cursos abundantes, y tuvimos la poderosa presencia de Eva y Malena. Y gente nueva en Vidaes ¡Éramos 3 Alicias!

Vino de sorpresa un antiguo alumno y me hizo muchísima ilusión verle.

Fue un día abundante porque fuimos a comer al sol, y hacía un sol espléndido. Qué calorcito más rico!

Luego hicimos prácticas y recibimos abundante energía.

Y celebramos con una meditación Todo Amos, hacía años que no hacía una, y me gustó experimentar la abundancia de amor disponible para nosotros en cada momento. Sentí abundancia de emociones maravillosas y el recuerdo de lo que ahora parece mi otra vida.

Una cena magnífica y abundante con mis padres.

Y a dormir como un angelito… ¡abundante!

¿Y tú?

¿Cómo fue de abundante tu día?

Cuéntanos

Un abrazo

Alicia

PD: Hoy estás impresionante

PD2: ¿Te lo habían dicho ya?