Ayer fue un día abundante porque me desperté ilusionada, tras haber tenido muchos sueños chulos.
Disfruté de mi abundante desayuno con tomate y jamón del bueno.
Me prepare para mi día, que sabía que iba a ser abundante en experiencias y emociones.
Gracias al cielo vino Majo a apoyarme, y me echó abundantes manos con el proyector, las fotos y me daba feedback a tiempo real.
Fui al centro de salud de reina Victoria, donde me esperaba Juana Mateos, directora de la Escuela Madrileña de Salud. Es una persona magnífica y me presentó a la audiencia con mucho cariño. 30 mujeres maravillosas, la mayoría sanitarias, se preparaban para redescubrir la fórmula de la felicidad. Respiramos, meditamos, apreciamos y descubrimos el magnifico potencial de felicidad que hay en nuestro interior. Salí abundantemente emocionada, con preciosos regalos de la Escuela madrileña de salud, varios libros vendidos y una sonrisa de oreja a oreja.
Por el éxito que había tenido la convocatoria, me hicieron una entrevista para el canal metro. Pero no sabemos cuándo va a salir, así que te tengo que pedir un favor, porque me voy hoy a Holanda y allí no hay metro ? ¿puedes estar pendiente de las teles del metro y si sale la escuela madrileña de salud grabarlo? Te lo agradeceré inmensamente, porque me haría mucha ilusión verlo.
Y la abundancia no se acabó ahí, porque disfruté de mi abundante comida.
Porque vino una persona que quería colaborar y había creado un nuevo masaje energético facial y lo probó conmigo. Sentí como me quitó un peso del rostro, veía con más claridad!
Así que termine el día abundantemente relajada y productiva.
Al llegar a casa, directita a la cama!
Vaya día abundante!
Y el tuyo, ¿como fue?
Cuéntanos!
Un abrazo
Alícia
PD: he estado aquí una semana, y de lo abundante que ha sido me ha parecido que eran siete.
PD2: ¿como van tus días abundantes? ¿Los estás disfrutando como los felices?