¡Feliz y abundante día!

Ayer fue un día abundante porque estuve disfruté de vuestros abundantes comentarios en el blog.

Porque me desperté a mi ritmo y tuve tiempo de meditar y hacer mis procesos mañaneros.

Porque mis gatitos pueden disfrutar de la abundante libertad de explorar el exterior y volver a casa a descansar.

Porque el dinero de mi cuenta corriente está en proceso de crecer y crecer.

Porque nos confirmaron un evento para una empresa con meditación y Mastermind y me muero de ilusión por llevar la Ley de Atracción a una empresa.

Porque hicimos una comida deliciosa y abundante con remolacha y champiñones.

Porque disfruté de abundantes risas con mi chico.

Porque en casa tenemos mucho espacio, y luz y calorcito.

Porque me cundió mucho el trabajo y terminé una gran parte de mi lista.

Porque hice una entrevista para una revista de enfermería y me hace mucha ilusión que mucha gente se pueda contagiar del poder de la felicidad.

¡Porque hice una nueva y genial amiga! Hay un grupo en internet de españoles en mi ciudad y puse un mensaje por si alguien se quería tomar algo y una chica contestó, nos mandamos unos mensajes y todo fluyó genial. Hasta ahí todo normal. Lo que NO me podía imaginar cuando comenzamos a hablar es que ella no suele participar en el grupo, que el día anterior su madre le había hablado de un libro de abundancia, miró en mi perfil y vio que últimamente sólo hablo de abundancia en mi Facebook y eso le impulsó a quedar. Es una fan de la Ley de Atracción ¡y el director de su empresa también! Es una apasionada de la PNL, además de encantadora y ¡lo pasamos genial!

Además, me invitó a un chocolate con nata delicioso, y esta vez venía separado: por un lado la leche caliente y una especie de chupachús de chocolate para mezclar… ¡una experiencia de lo más abundante!

Así que me volvía a casa en mi bici nueva (perdiéndome un poco) más contenta que unas castañuelas (perdón por la expresión, pero es que aquí no me entienden si digo eso)

Cené con mi amor unas abundantes chuletitas de cordero con cogollos de Tudela y anchoas de mi madre.

Y me fui a la cama más feliz que una perdiz 🙂

¿Y tú?

¿Cómo fue tu día de abundante?

Un abrazote

Alicia

PD: Creo que no he sido más castiza en mi vida

PD2: Esto parece que cada vez va a más, así que voy a acostumbrarme a este estado creciente de abundancia en mi vida 😉