¡Ayer fue un día deliciosamente abundante!

Me desperté abundantemente feliz en mi inmensa cama, con una preciosa luz entrando or la ventana.

Después de meditar, hice mi lista de apreciación y me gusta comprobar que cada vez es más larga y me es más fácil escribir sobre las cosas que adoro.

Comencé a trabajar y todo funcionó a la perfección, nuestro equipo (qué bien se siente eso) fue a una gran empresa y les ofreció meditación y estiramientos, y por supuesto que quedaron encantados.

Terminé muchísimas cosas de las que tenía en mi lista.

Disfruté de una comida abundante, mientras me reunía con Majo y Johana y estuvo muy divertido.

Fuimos a dar un paseo con la bici y de paso. Los alrededores de Den Bosch son preciosos, con abundante naturaleza, todo verde y muchísimos pájaros nos acompañaron en el camino. De paso, hicimos la compra. Hemos encontrado un Aldi que me encanta porque tiene abundantes productos biológicos, y esas cosas que no te esperas. Yo tenía un despertador que proyectaba la hora en el techo y se me rompió antes de venirme. Pues lo encontré en el Aldi! Así que me fui tan contenta con él. Y encontré licor de Amaretto en crema, que me moría de ganas de probarlo. Y fue abundantemente divertido pedalear hasta casa con las bicis llenas de bolsas.

Cuando llegamos a casa, disfrutamos de una cena demasiado deliciosa y me preparé para una reunión después, con un grupo abundante de mujeres poderosas con las que estoy cocreando.

Ah, y mi cuenta sigue creciendo!!!

¿Qué te parece?

Y a ti, ¿cómo te fue?

Comparte tu abundancia

Un abrazo

Alicia

PD: La crema de Amaretto, genial, Majo, cuando vengas nos lo terminamos 😉

PD2: Todavía me duele el trasero de tanta bici…