Ayer fue un día abundante.

Porque es un lujo despertarse en la playa, porque me despertaron los dos pequeños con todo su cariño y risas.

Porque desayuné mirando al mar, con un sol espléndido.

Porque estuve trabajando en la terraza, haciéndome una oficina improvisada en una silla. Me tuve que poner el bikini del calor que hacía.

Porque mis sobris me sacaron del trabajo y me llevaron a la playa. Y nos bañamos! Estaba fresquita y nos lo pasamos muy bien.

Porque me encontré con unos amigos y su niño y estuvimos jugando juntos.

Porque comimos una comida abundantísima, variada y deliciosa.

Porque seguí trabajando desde la cama (en el salón había demasiada juerga)

Porque a mi chico le subieron el sueldo.

Porque hice una sesión de cine con mis sobris, y vimos Lilo y Stich.

Porque he dormido como un angelito!

¿Y el tuyo?

¿Cómo fue?

Un abrazote

Alicia

PD: Como me gusta teletrabajar!

PD2: Adoro mi trabajo y que puedo hacerlo donde quiera 🙂