Ayer fue un día abundante 🙂

Abundante porque disfruté de un delicioso desayuno con mis tomatitos y jamón del bueno.

Abundante porque era el momento del mes en el que paso de gastos a ingresos. Y me encanta sentir la expectativa de lo que viene.

Abundante porque llegaba tarde a Vidaes y me permití el lujo de coger un taxi para acelerar mi llegada.

Abundante porque vino la grafóloga con sus clientes encantadores.

Abundante porque había mucho trabajo y lo hicimos de forma fluida y ligera.

Abundantísimo porque vino Johana a visitarnos con excelentes noticias de abundancia.

Abundante porque Majo me invitó a comer a un restaurante peruano deliciosísimo y comimos muchísimo.

Abundante porque cerramos nuevas fechas de talleres.

Abundante porque me partí de risa hablando con Patrick, cuando estoy cansada, empieza a decirme cosas en castellano y me da una risa floja y abundante que no puedo controlar.

Abundante porque me fui a la cama sin cenar de lo rico y abundante que había comido en el peruano.

Fue un día abundante

¿Y el tuyo?

Cuéntanos!

Un abrazo

Alicia

PD: Ya casi llevo 50 días abundantes!

PD2: Y me creo rica jajajaja