Felices y abundantes días

Este día 69 de abundancia, estoy absolutamente agradecida de la abundancia que este hombre trae a mi vida.

Fue un día abundante porque me despertó con besos y caricias en abundancia. Y también con abrazos y risas.

Fue un día abundante porque nos tomamos juntos un desayuno maravilloso con vistas al mar (un poco tapadas por las obras que hay en la terraza, pero el mar está ahí)

Fue un día abundante porque estuvimos trabajando juntos físicamente, compartiendo cargadores, agua y risas. Además, siempre tiene muy buenas ideas, y me recomendó usar un programa online para gestionar las tareas en Vidaes. Os lo recomiendo, se llama Trello.

Fue un día abundante porque cuando experimenté un momento de contraste, estaba ahí, abrazándome, escuchándome, dándome su punto de vista y recordándome que todo está bien. Y también poniendo caras y haciendo chorradas para que me riera.

Fue un día abundante porque me invitó a comer debajo de casa (la comida no fue muy abundante, pero el sol sí)

Fue un día abundante, porque cuando tuvo él un momento de contraste, pude estar ahí, recordándole que todo está bien. Para la próxima voy a probar su estrategia de hacer caras, a ver cómo funciona. Yo soy muy buena en eso!

Fue un día abundante porque fuimos a hacer la compra y fue muy fácil. No sabéis la ilusión que me hace comprar en Mercadona, después de haber comprado en Holanda. Me siento como si estuviera en Tiffany 😉

Fue un día abundante, porque  me dio tiempo a hacer muchas cosas y fui consciente de todo lo que ha crecido Vidaes.

Y porque terminé el día como lo había empezado, ¡llena de besos y abrazos!

Fue un día abundante, y me encanta que yo lo he creado.

¿Y el tuyo?

¿Cómo fue de abundante?

Un abrazo

Alicia

PD: ¿Quieres activar un poco más tu abundancia?

PD2: Acompáñame el 5 de mayo en el nuevo taller. Inscríbete aquí

PD3: Habéis visto a mi chico, está guapo hasta bizco! 😉