¡Feliz día abundante!

Ayer fue un día abundante, como no!

Porque era viernes y llevaba un impulso abundante de descargas de Sé feliz ¡ya!. Casi 800 descargas, y número 1 en la librería más grande del mundo, Amazon! Me di cuenta de que mi prioridad no es ganar dinero con el libro, sino que genere un gran impacto. Disfruté mucho escribiéndolo, así que me genera infinita felicidad que 800 personas vayan a ser más felices con él. Y no sólo ellas, sino sus amigos, familiares, y todas las personas que comprarán el libro por su recomendación.

Fue un día abundante porque recibí un mail muy interesante que me dejó bailando en casa como loca. Todavía no quiero compartir quién me escribió, pero mereció la pena. Incluso si sólo se queda en eso.

Porque fuimos a un nuevo súpermercado en el que sólo pueden comprar los dueños de los restaurantes, y aluciné de la cantidad de cosas que tenían. Cosas que no tienen en ningún otro sitio aquí. Total, que compré 6 latas de leche condensada. Ay madre! A ver que hago ahora con ellas! jajaja

Fue un día abundante porque Majo y Jenny se encargaron de mimar a Vidaes. Y las actividades funcionaron fenomenalmente.

Fue un día abundante porque nos cenamos un pedazo de pollo Tika Masala con arroz blanco y chapati hindú. Delicioso!

¿Cómo fue tu día?

Un abrazo!

Alicia

PD: ¡Ya llevo 92!

PD2: No me lo creo! Qué haré después…?