Ayer fue un día abundante porque:

Mi nevera está llena de cosas ricas

Tuve una intuición por la mañana de algo que no había hecho bien el día anterior. Me encanta que, lo que me falta en conocimientos, me sobra de intuición.

Desayuné con mi amor

Trabajé mucho y me cundió muchísimo

Trabajé desde mi terraza, y hacía un día espléndido.

Dos personas MARAVILLOSAS dijeron sí al proceso de coaching vibracional conmigo. Yiiiiiha!!!!

Salí fuera de mi zona de confort y estuve modificando código de la página web. Para eso, le tuve que pedir a Patrick sus gafas de informático. Me quedan bien, ¿verdad? jajajajajaj

Comimos una pasta fresca deliciosa con gorgonzola y nueces.

Y nos dimos un homenaje cenando nachos, intentando imitar la receta de los mejores nachos del mundo. No eran los mejores mejores, pero casi!

Mi chico me ayudó con los temas de la web, y aunque no los solucionamos, aprecio muchísimo que siempre está ahí ¡Le adoro!

Fue un día abundante, aunque haya cosas que no salen bien, conflictos o mi día no haya sido tan de color de rosa como de costumbre.

Elijo ser feliz y vivir una vida abundante de todo lo que me gusta.

¿Y tú?

Un abrazo inmenso

Alicia

PD: Y si tú también quieres tu proceso de coaching vibracional, aquí puedes informarte.

PD2: Será divertido, productivo y creativo!

PD3: Y pssss… si piensas que es para tí, la primera sesión es gratuita!